dissabte, 5 de desembre de 2015

CUERPO MÍO ¿TE ACUERDAS?

Jan Saudek






























"Cuerpo mío, ¿te acuerdas de haber sido, igual que un grano dentro de su tierra nutricia, un pequeño organismo condensado, al abrigo de toda distracción? ¿Te acuerdas de haber vivido, sin ver ni pensar, recibiendo ya el mundo por las sensaciones de tu envoltura; de haber vivido sin esforzarte en moverte, ocupado tan sólo en tu voluptuoso crecimiento? 

La Expresión. Arno Stern.

dijous, 12 de novembre de 2015

YOUR REFLECTION



























Y, sin embargo, el cuerpo es un lugar
donde nada muere.

(Paul Auster, Noches Blancas)









dimarts, 3 de novembre de 2015

DONA D'AIGUA

Alessandra Sanguinetti






































Et miro i em somrius,
com si et pessigollés la panxa
el record obès d'un acudit 
secret,
mentre calles,
afilant la mirada
sota les ulleres
brutes,
velles,
apedaçades 
amb cinta blanca de paper
i esperes
qui sap què.
T'agrada seure sola
al meu davant
a la distancia prudent
des d'on poder-me mirar
o sentir,
potser,
que et puc veure.
Jo, doncs, et miraré,
i tu? somriuràs
submergida
a les aigües blaves del teu planeta insonoritzat
on els cossos no pesen
i es regiren 
alliberats,
mentre a la Terra
t’arraconen les mosques,
les hi tens totes
picotejant-te 
a la boca
i a tu sembla no molestar-te
compartir aquestes miques
taronges
que t'han quedat a les vores.

No sé 
si te'n adones.

dilluns, 26 d’octubre de 2015

NUDA CORPORA

Sally Mann































En la luna,
en los grillos,
en la mañana,
en los campos,
en la montaña apuntalada,
en la lluvia del trigo,
en las golondrinas y el barro,
en los surcos del camino,
en las huellas del bosque
y el murmullo del aire,
en el río y las piedras,
en las nuevas flores,
en las flores secas,
en la constancia irritante de la tierra,
en el cielo aferrado a sus piernas,
en cada fruta desplomada,
en la semilla,
en las rodillas,
en las manos sonrojadas
y en las uñas rotas
de pelear en vano por atrapar algo-
a lo que aferrarse.
Comprendamos primero
la precisión de su desorden,
y sostengamos
que somos parte 
indivisa
de su desnudo cuerpo
desgreñado.

dimarts, 13 d’octubre de 2015

dimecres, 30 de setembre de 2015

TIERRA TRÁGAME

Miki Bosch


























Y  la Tierra dijo “Trágame!”.

Retumbó en todo el cielo
y tembló el suelo,
se detuvo el agua de los ríos
y las flores dejaron de abrirse.
La Tierra dijo “Trágame”
y no pude pestañear una vez más,
ni tartamudear más
ni temblar de nuevo,
porqué fue la Tierra quien lo dijo:
“trágame”,
y yo me puse de rodillas
y desnuda tomé la cuchara
sin decir palabra,
y me la eché a la boca, llena,
me la eché llena a la boca
cuantas veces pude y
tragué cuantas veces pude,
casi sin masticar,
casi sin saber que sangraba por dentro,
casi sin darme cuenta
de las lágrimas
que corrían cuerpoabajo
ni las que  estaba comiendo.

Y  entre tanta tierra
y tanto musgo
y tanto tanto sin sembrar
tuve tiempo a enterrarme, un poco
sin pisar si quiera ese suelo duro, de otro
esa tierra de letras y números
rojos e infinitos,
que vivían de mi y de mi ausencia,
que vivían de mi
y de especular  a puñetazos
sobre mi
sobre cuánto estaría dispuesta
y hasta cuándo,
sobre cuánto estaría dispuesta
y hasta cuando,
hasta cuándo y cuánto más
podría  tragar.

dilluns, 21 de setembre de 2015

BLANCO TODO






























Con la misma seriedad
con la que juega un niño,
lo pinto todo,
de blanco... silencio,
miedo, duda,
blanco espacio,
blanco vacío,
calma, horizonte, angustia,
posibilidad.



dimecres, 9 de setembre de 2015

1939-2015: MATERNITATS































"Sense tu els dies passen lents, com bèsties exhaustes."

(Agustí Bartra. 
Fragment de "El fill al front")

dimecres, 26 d’agost de 2015

D'ARRELS TROBADES



Arrel d'un accident
neix un arbre,

el cel
d'ins-tants,

l'horitzó,
miralls.

Amunt els braços i les mans
que ve l'aire.





dimecres, 19 d’agost de 2015

AUTO STOP

Anders Petersen


No me gusto quieta de miedo
ni callada de miedo
ni ciega de miedo
ni bebida de miedo
ni fumando de miedo
ni asustada.

Entonces
solo puedo amarme.

dijous, 13 d’agost de 2015

LA NOCHE DE LOS FEOS





La noche de los feos

Mario Benedetti


Ambos somos feos. Ni siquiera vulgarmente feos. Ella tiene un pómulo hundido. Desde los ocho años, cuando le hicieron la operación. Mi asquerosa marca junto a la boca viene de una quemadura feroz, ocurrida a comienzos de mi adolescencia.

Tampoco puede decirse que tengamos ojos tiernos, esa suerte de faros de justificación por los que a veces los horribles consiguen arrimarse a la belleza. No, de ningún modo. Tanto los de ella como los míos son ojos de resentimiento, que sólo reflejan la poca o ninguna resignación con que enfrentamos nuestro infortunio. Quizá eso nos haya unido. Tal vez unido no sea la palabra más apropiada. Me refiero al odio implacable que cada uno de nosotros siente por su propio rostro.

Nos conocimos a la entrada del cine, haciendo cola para ver en la pantalla a dos hermosos cualesquiera. Allí fue donde por primera vez nos examinamos sin simpatía pero con oscura solidaridad; allí fue donde registramos, ya desde la primera ojeada, nuestras respectivas soledades. En la cola todos estaban de a dos, pero además eran auténticas parejas: esposos, novios, amantes, abuelitos, vaya uno a saber. Todos -de la mano o del brazo- tenían a alguien. Sólo ella y yo teníamos las manos sueltas y crispadas.

Nos miramos las respectivas fealdades con detenimiento, con insolencia, sin curiosidad. Recorrí la hendidura de su pómulo con la garantía de desparpajo que me otorgaba mi mejilla encogida. Ella no se sonrojó. Me gustó que fuera dura, que devolviera mi inspección con una ojeada minuciosa a la zona lisa, brillante, sin barba, de mi vieja quemadura.

Por fin entramos. Nos sentamos en filas distintas, pero contiguas. Ella no podía mirarme, pero yo, aun en la penumbra, podía distinguir su nuca de pelos rubios, su oreja fresca bien formada. Era la oreja de su lado normal.

Durante una hora y cuarenta minutos admiramos las respectivas bellezas del rudo héroe y la suave heroína. Por lo menos yo he sido siempre capaz de admirar lo lindo. Mi animadversión la reservo para mi rostro y a veces para Dios. También para el rostro de otros feos, de otros espantajos. Quizá debería sentir piedad, pero no puedo. La verdad es que son algo así como espejos. A veces me pregunto qué suerte habría corrido el mito si Narciso hubiera tenido un pómulo hundido, o el ácido le hubiera quemado la mejilla, o le faltara media nariz, o tuviera una costura en la frente.

La esperé a la salida. Caminé unos metros junto a ella, y luego le hablé. Cuando se detuvo y me miró, tuve la impresión de que vacilaba. La invité a que charláramos un rato en un café o una confitería. De pronto aceptó.

La confitería estaba llena, pero en ese momento se desocupó una mesa. A medida que pasábamos entre la gente, quedaban a nuestras espaldas las señas, los gestos de asombro. Mis antenas están particularmente adiestradas para captar esa curiosidad enfermiza, ese inconsciente sadismo de los que tienen un rostro corriente, milagrosamente simétrico. Pero esta vez ni siquiera era necesaria mi adiestrada intuición, ya que mis oídos alcanzaban para registrar murmullos, tosecitas, falsas carrasperas. Un rostro horrible y aislado tiene evidentemente su interés; pero dos fealdades juntas constituyen en sí mismas un espectáculos mayor, poco menos que coordinado; algo que se debe mirar en compañía, junto a uno (o una) de esos bien parecidos con quienes merece compartirse el mundo.

Nos sentamos, pedimos dos helados, y ella tuvo coraje (eso también me gustó) para sacar del bolso su espejito y arreglarse el pelo. Su lindo pelo.

"¿Qué está pensando?", pregunté.

Ella guardó el espejo y sonrió. El pozo de la mejilla cambió de forma.

"Un lugar común", dijo. "Tal para cual".

Hablamos largamente. A la hora y media hubo que pedir dos cafés para justificar la prolongada permanencia. De pronto me di cuenta de que tanto ella como yo estábamos hablando con una franqueza tan hiriente que amenazaba traspasar la sinceridad y convertirse en un casi equivalente de la hipocresía. Decidí tirarme a fondo.

"Usted se siente excluida del mundo, ¿verdad?"

"Sí", dijo, todavía mirándome.

"Usted admira a los hermosos, a los normales. Usted quisiera tener un rostro tan equilibrado como esa muchachita que está a su derecha, a pesar de que usted es inteligente, y ella, a juzgar por su risa, irremisiblemente estúpida."

"Sí."

Por primera vez no pudo sostener mi mirada.

"Yo también quisiera eso. Pero hay una posibilidad, ¿sabe?, de que usted y yo lleguemos a algo."

"¿Algo cómo qué?"

"Como querernos, caramba. O simplemente congeniar. Llámele como quiera, pero hay una posibilidad."

Ella frunció el ceño. No quería concebir esperanzas.

"Prométame no tomarme como un chiflado."
"Prometo."
"La posibilidad es meternos en la noche. En la noche íntegra. En lo oscuro total. ¿Me entiende?"
"No."
"¡Tiene que entenderme! Lo oscuro total. Donde usted no me vea, donde yo no la vea. Su cuerpo es lindo, ¿no lo sabía?"

Se sonrojó, y la hendidura de la mejilla se volvió súbitamente escarlata.

"Vivo solo, en un apartamento, y queda cerca."

Levantó la cabeza y ahora sí me miró preguntándome, averiguando sobre mí, tratando desesperadamente de llegar a un diagnóstico.

"Vamos", dijo.

No sólo apagué la luz sino que además corrí la doble cortina. A mi lado ella respiraba. Y no era una respiración afanosa. No quiso que la ayudara a desvestirse.

Yo no veía nada, nada. Pero igual pude darme cuenta de que ahora estaba inmóvil, a la espera. Estiré cautelosamente una mano, hasta hallar su pecho. Mi tacto me transmitió una versión estimulante, poderosa. Así vi su vientre, su sexo. Sus manos también me vieron.

En ese instante comprendí que debía arrancarme (y arrancarla) de aquella mentira que yo mismo había fabricado. O intentado fabricar. Fue como un relámpago. No éramos eso. No éramos eso.

Tuve que recurrir a todas mis reservas de coraje, pero lo hice. Mi mano ascendió lentamente hasta su rostro, encontró el surco de horror, y empezó una lenta, convincente y convencida caricia. En realidad mis dedos (al principio un poco temblorosos, luego progresivamente serenos) pasaron muchas veces sobre sus lágrimas.

Entonces, cuando yo menos lo esperaba, su mano también llegó a mi cara, y pasó y repasó el costurón y el pellejo liso, esa isla sin barba de mi marca siniestra.

Lloramos hasta el alba. Desgraciados, felices. Luego me levanté y descorrí la cortina doble.
FIN

dissabte, 8 d’agost de 2015

HOGAR, ENÉSIMOQUINTO DULCE HOGAR

Renne Magrete

Había una vez mi casa, que era otra, y al regresar de cualquier sitio el camino era distinto, el abrir de la puerta y el entrar.
Hubo cuando siempre esperaban los mismos dentro y también hubo cuando nunca sabía quién podía llegar. Hubo un portal  luminoso, hubo cuando al cerrar se notaba la humedad, cuando saliendo prometía un regreso, cuando llegar se hacía en dos veces, la primera  antes y la segunda después de los incontables escalones verdes…
Una vez hubo un silencio a padres y hermanos recién dormidos, un olor a los mismos acabados de despertar, hubo cuando el olor eran cenizas de fuegos, de los demás, y a veces hubo también la acidez del olor a café templado (tan idéntica siempre, por cierto, que he pensado que así huele el descuido), hubo  olor a desorden empolvado, a recién pintado...  Hubo el eco del principio y el eco del final, varias veces. Hubo el seis, hubo el doce, tal vez el uno, el ocho y el siete juntos,  el no volver y el no querer quedarme sola.

Ayer estabas cuando llegué y todo parecía en su sitio, como siempre lo parece estar.

dijous, 2 de juliol de 2015

L'ART D'ESTIMAR




Anders Petersen



Seguiu l'exemple de les deeses, llinatge mortal, i no negueu els vostres favors als homes que us desitgen. Fins i tot encara que us enganyin. Què hi perdeu? Tot queda. Encara que us prenguin mil homes res no es perd.

Ovidi









dimecres, 24 de juny de 2015

ADOLESCENCIA 2001


Gerard Vilardaga

















VERSIÓN DE PIEDRA

Con arenas desiertas 
que marcan el tiempo,
lleno mi vacía madriguera.
Imploro al sol
con el rostro hacia arriba.
Tu cuerpo en mi interior,
en medio de mi.
Mi alma llora 
gritos a la luna.
Lluvia de estrellas
cubre mi rostro,
me salva del miedo.
Mi soledad te cobija.
Tú limpias mis entrañas,
deshaces mi coraza que,
en versión de piedra,
fingía descansar.
Camina junto a mi;
voy a ese lugar
donde todo es nada
y siempre es nunca.




dimecres, 17 de juny de 2015

TRANSFERENCIA


Nos teníamos tantas ganas
que no dejamos siquiera
unas migajitas de piel.
Sencillamente
desaparecimos.

(Ana Elena Pena)



























dimecres, 10 de juny de 2015

FERIDES DE GUERRA (1900)


Gerard Vilardaga


A la tarda m'he ferit
per últim cop, 
damunt la roca seca
envoltada de fang aspre
i camps ploguts,
mentre els homes inquiets
furgaven la terra,
amb l'àvia al cap
la seva veu i les històries 
de vida-mort
i noms de fills.
Ara tornem a casa, 
de fotre crits
de sota els llums del teatre
d'un dia de pluja seguit
d'ara, tocant la nit
i plovisqueja.
Tinc la pobresa ficada al cos
i no t'ho he dit,
ni hotels ni velers-promesa, 
només cognoms muds
i tot l'amor ben dolorit,
sóc-poca-cosa-de moment,
un catàleg de pobreses
i els motius em travessen
com la pluja, persistent,
jo vaig plovent,
hi torno: no sóc, no sé...
fes veure que no t'importa
jo no puc avui.

dimecres, 3 de juny de 2015

ANIMALS DE COSTUMS




Erwin Blumenfeld

Cada nit entrelligats
dels dits dels peus 
a on ens arriben les mans,
i ara
m’ha agradat
quan m’has gratat l’esquena
com s’acaricia a un gat,
sobre la taula,
mentre els altres feien els cafès.


dijous, 28 de maig de 2015

MEMORIA EXPIATORIA

Josep Grifoll
Recuerdo tus dientes,
tus labios,
tu nariz, tus ojos,
tus manos.
Recuerdo tus brazos
tu pecho, tu barriga,
tu espalda,
tu cicatriz,
tus marcas, tus piernas,
y también recuerdo tus pies.
Tu tacto,
tu textura y tu densidad,
los relieves de tu cabeza
y tus dientes.
Recuerdo algunas palabras tuyas
y tu voz,
las bromas, 
tu risa, tu cuello,  
tu caminar.
Me recuerdo a mi
y me veo a veces,
en el parque, con un perro,
o incluso con dos
perros
por tus calles
respirando las mismas olores
bajo el mismo cielo
y tal vez con la misma ropa
que entonces.
Y recuerdo tu cama en el suelo
y la pared roja de sombras
y cuando tocabas 
y me cantabas cosas
y te recuerdo feliz
y triste
y muy triste,
y puedo recordar también
cómo sentía
que formabas parte de mi
fuera del tiempo.
Y ahora te has vuelto recuerdos
que empiezo a olvidar.

dimecres, 20 de maig de 2015

INVISIBLE

                                           Brassaï                                               

Incapaç de repetir-me,
no m’hi veig, 
no m’hi veig!
Atrapats a l’altre banda
ulls com becs - morts
de gana
m’esmicolen la mirada
i se m’emporten
l’esperit,
engolit,
i d’un cop,
s’acaba.



dijous, 14 de maig de 2015

ALEGORIA







   

DEIXIS EN FANTASMA

Aquello.
                  No eso.
                                    Ni
—mucho menos— esto.
Aquello.
Lo que está en el umbral
de mi fortuna.
Nunca llamado, nunca
esperado siquiera;
sólo presencia que no ocupa espacio,
sombra o luz fiel al borde de mí mismo
que ni el viento arrebata, ni la lluvia disuelve,
ni el sol marchita, ni la noche apaga.
Tenue cabo de brisa
que me ataba a la vida dulcemente.
Aquello
que quizá hubiese sido
posible,
que sería posible todavía
hoy o mañana si no fuese
un sueño.

(Ángel González)

dimarts, 5 de maig de 2015

LAS FLORES



Manda traer acá vinos y ungüentos y las tan pasajeras
flores del amable rosal,
mientras las circunstancias, el tiempo y los hilos
negros de las tres Parcas lo permitan.

Horacio


dimarts, 28 d’abril de 2015

EL JARDIN DE LOS CAPULETO









































Julieta no es ni pie
ni mano,
ni brazo, 
ni rostro, 
ni cualquier otra parte
del cuerpo de un hombre.

A penas un nombre.




diumenge, 19 d’abril de 2015

PIEDRA MADRE









































Me cantabas al oído -lleno de grietas-
con la voz rota, mientras llovía.








dilluns, 13 d’abril de 2015

TODO NO MUERE


Antony Gormley

Y lo que creo tener ahora 
lo descubriré tan adentro un día,
cuando en teoría sea que no está, 
que entonces, de ser tan irrepetible, 
será yo misma, 
mi retina y mi piel, 
las calles y las voces  serán 
lo que ahora transcurre, 
lo que se me está clavando, 
lo que ahora amo 
y lo que ahora temo 
no se podrá ir ya nunca, 
y sin embargo,eso tan eterno, es 
la fragilidad misma 
que me sostiene vivencia.
Pero si nada es mío, 
quizá es ella, Vivencia, 
y reside en el aire, 
en los fotogramas del viento 
que se detiene en secreto, 
y es en el viento que 
queda,
mientras yo sigo, 
ideas enlazando conceptos, 
como poniendo huevos 
en la orilla del mar.

dimarts, 7 d’abril de 2015

MÁS ACÁ DEL BIEN Y DEL MAL



más peligrosos son los hombres comunes, los funcionarios listos a creer y obedecer sin discutir"

(Primo Levi, 1976)

dilluns, 30 de març de 2015

dilluns, 23 de març de 2015

CIRCUITOS


Iñaki Otaola


Me entretengo a pasear con la mirada por las venas de unas manos ancianas, casi por fuera  de su piel, y pienso en los ríos de un mapa.

El vagón está lleno, gente entrando y saliendo en cada parada, todo el mundo transita. El metro, los pasajes subterráneos, arriba las calles donde cabe todo,  casas calladas que observan un pensamiento tras otro, voces mezcladas, los viajes del recuerdo. Alguien que nos piensa mientras recorre senderos, los mosquitos que transvasan la sangre y dejan sus huevos, los leones bajo el sol de la sabana y las ballenas que cantan bajo la lluvia del Océano. Los locos circuitos del  infinito que somos, la minuciosa sangre que nos bombea y los filamentos que nos tejen, cuerpos, cada sinapsis constante que explosiona en mi y en ti,  y todos los organismos que respiran y los cuerpos inertes que no pueden, el oxigeno inhalado y su correspondiente exhalación, y los humos de la combustión y su correspondiente expulsión, el agua por las cañerías, la electricidad, la luz y sus prisas, todas las ondas y los alambres que ya no conducen nada, el magnetismo y los caminos de cables y los caminos secretos y las rutas de las aves que migran,  las mascotas en nuestras casas y los parques y los bosques donde nos llevan a pasear, el correteo de un niño en pijama por la mañana, las agujas del despertador, el tic y el tac y el engranaje ilustre que lo empuja. Los sueños, la respiración nocturna y los ronquidos, los gases, los desagües, las cloacas, las hierbas infusionadas y  los fármacos a toneladas en camiones, los peajes, los bolsillos rotos, los porros de boca en boca, la saliva y los microbios, el amor y el odio, las miradas, las mentiras, las miradas que hablan solas, las clandestinas, el deseo,  las pasiones, el sudor que brota de los poros de la piel y resbala, la piel que se escama y cae, y el pelo que también cae, la tierra y el polvo, las hormigas, el aire y sus corrientes, y las corrientes del mar, las corrientes políticas, las religiosas, lo corriente y lo raro, la música, el intangible viaje del sonido y el extraño secuestro de  nuestras almas, el pornoterrorismo, el hilo del que penden las cabezas, las nubes llenas, la espiral del tiempo, la hoja caduca que vuela y la oruga lenta que dibuja restos, la tortuga centenaria, la luz al otro lado del túnel, el agua de los ríos y los ríos secos. Me bajo en esta estación.

dilluns, 16 de març de 2015

ÁNGEL
































Ninguna era tan bella como tú
durante aquel fugaz momento en que te amaba:    
                                               mi vida entera.             


(Todo amor es efímero. Ángel González)

dilluns, 9 de març de 2015

SIMULACRO 1


Consiste en haceros creer
que no quedo hambrienta y vacía,
y además satisfecha también,
de permanecer sola  y a oscuras,
dando vueltas sobre mí-misma
y mi- mentira.
Entrar y salir,
Entrar y salir,
Entrar y salir
de los armarios  
y el cajón del pan siempre lleno
de migas olvidadas 
y deliciosas cortezas
endurecidas como piedras
por el paso de los días de encierro,
entrar mil veces y salir
mil veces y fingir,
que no escondo basura,
que no borro huellas,

Mentirosa,

torpe,

cría,

arrepentida hambruna.

Tal vez consiste  
en haceros creer.


dilluns, 2 de març de 2015

DENDRITAS


"Oteando horizontes más risueños, un ingeniero francés, André Simoneton, ha inventado un procedimiento para que la población del planeta no siga degenerando; es un aparato que puede ser utilizado lo mismo por un hombre que por una mujer o por un niño y con el cual puede distinguirse un alimento sano de otro malo antes de consumirlo: se trata de un péndulo sencillo sujeto a una cuerda corta, que usan los adivinos o zahoríes del agua, de objetos perdidos o del porvenir."
(La vida secreta de las plantas. pg.301)



Sóc la bruixa que es pentina, 
la de los pelos rojos,
la de les hierbas, 
la montaña,
mis pies decalzos,
la orilla del río
de los deseos,
de los sueños,
de las promesas 
de las hadas 
del bosque,
soy el murciélago, 
el topo, la medusa,
el barro hasta los ojos, 
las estrellas

Parlo sola

diumenge, 22 de febrer de 2015

habitació 112



I si tanco els ulls
tornes,
com tornava el mar
de petita,
al meu llit,
després d’un dia de platja
intens,
a saccejar-me
tot el cos,
tornes,
amb l’efervescència
de les onades,
a llepar-me els pits.

dimarts, 17 de febrer de 2015

MIGRAÑAS


Las ciudades son extensos campos de cultivo de Homo sapiens, invernaderos que mantienen artificialmente las condiciones ideales para obtener buenas cosechas de individuos cortados por el mismo patrón.

(A. Goicochea)

diumenge, 1 de febrer de 2015

GYMNOPEDIES Nº. 1



Parles sol i en veu baixa
amuntegant les paraules,
com si parlessis somniant,
mentre em mires.
No entenc què em dius,
però tu respons que res i és mentida,
t’estàs fent un poema  dins,
i  te’l quedes per tu i no me’l deses.
Potser ens agradaria als dos
escoltar-lo caure de la teva boca,
però l'escombres amb el cap
i el reculls mentre me’l negues.
Potser si t’hagués entès una mica…
encara que només fos alguna mica.


diumenge, 4 de gener de 2015

primer deseo:



Contra lo que nos han inculcado, contra lo que solemos pensar, la fotografía miente siempre, miente por instinto, miente porque su naturaleza no le permite hacer otra cosa.


(Fontcuberta, 1997)